Google+

Luna: Wolf Moon, de Ian McDonald

Luna: Wolf Moon. Ian McDonald. 2017

  Buenas noticias. No estoy muerto, andaba metido en la horrible carrera de ratas que algunas personas llaman vida laboral. He tenido tiempo de leer, pero no he reunido las ganas de expresar mi opinión al respecto.

  McDonald es, junto a Gene Wolfe, uno de mis autores favoritos, si me pidieran completar la terna elegiría al australiano Greg Egan. Pero basta de comentarios irrelevantes, centrémonos en lo que importa.

Luna: Wolf Moon, que pronto sera traducida en la línea Nova como Luna de Lobos, es la segunda novela de la saga, la anterior, New Moon, salió el año pasado.

 Wolf Moon continúa con las andanzas de las 5 dinastías oligarcas que controlan la Luna, así como el flujo de materiales a la Tierra. Al final del primer libro ocurre un evento que trastoca el equilibro de poderes de forma severa y en esta novela nos toca presenciar el reacomodo.

 Algunos de los protagonistas del libro anterior no llegan a esta novela, y las atrocidades empiezan temprano en esta obra, por lo que no sabemos cuales personajes llegaran vivos al final de la serie. Me gustó que algunos de los personajes "secundarios" tomaran los reflectores ahora, de los Corta me agrada Lucasinho, Luna y Robson, gente joven quien tiene que enfrentarse a las temibles probabilidades en contra con valentía. La siempre divertida Ariel Corta, que aquí la vemos como es detrás de su mascara de autosuficiencia y desprecio, una niña asustada y frágil. Así como Lucas Corta, que hace ver a Littlefinger de canción de hielo y fuego como un novato en el juego de la intriga.

 La obra también se expande para conocer a las demás familias, los aguerridos McKensies, los Suns, los Asamoah y los rusos Vorontsov.

 La ocasión anterior, al dar la opinión de la primera novela, la comparé con Seveneves, de Neal Stephenson, en el aspecto de que la obra del norteamericano me había parecido brillante pero falta de corazón, llena de personajes inteligentes pero acartonados (una debilidad conocida de Stephenson), mientras que la novela de McDonald, a pesar de que maneja la ciencia y el trasfondo de forma brillante, donde realmente brilla es en el trabajo de los personajes. Pura emoción y sexo y competencia y giros en la trama. 

  Lo repito, no leo una novela por los aspectos técnicos, de esos estoy saturado en la carrera de ratas, leo para emocionarme y vibrar y enojarme y entristecerme y sentir que formo parte de algo más grande que lo que se ve a simple vista, algo que no se puede expresar en palabras. Las historias son más grandes que las personas.

 Esta novela es ciencia ficción con el volumen hasta el 11. Hay gente que no puede soportarlo. En lo personal, no hay suficiente ciencia ficción como está. Con cerebro, corazón y huevos. Ian, ya te estas tardando con el tercer volumen.



Animal Money, de Michael Cisco

Animal Money. Michael Cisco. 2016.


"The animal money is living", she says. "It is not owned and spent. 
It moves through populations on its own, by itself. 
It has an habitat, which attract it; 
the habitat is exchange. 
What we have had up until now has no behavior because it is not living.
The conventional money is to the animal money what a puppet is to an animal that's living. 


 Anteriormente había dado mi opinión de The narrator, la anterior novela de Cisco. Esa novela es una droga alucinógena en forma de libro, Animal Money es aún peor (¿mejor?).

 Cinco economistas sufren diversos accidentes que los imposibilitan a asistir a una conferencia en el ficticio país de San Toribio. Cuando están convaleciendo en el hospital, se reúnen y se dedican a exponer entre ellos los temas por los que fueron a dicho lugar. Mediante una epifanía todos ellos llegan a un tema en común, el dinero animal del titulo.

 Después de algunas aventuras se dedican a generar una teoría económica al respecto, así como a crear esta nueva moneda mediante una incantación (definitivamente no son los economistas de nuestro mundo como los conocemos), modificando al mundo.

 Esa es la sinopsis saludable, libre de spoilers, la realidad es que es imposible hacer una sinopsis completa y realista de la novela, la trama es difícil de clasificar y comprimir. 

  El género más cercano al corazón de Cisco es el weird, con sus buenas dosis de surrealismo intravenoso, pienso que el autor siente un profundo desprecio por los clichés del género. Empieza, inocentemente, como una obra al uso, con un protagonista masculino, blanco y occidental en un país bananero, después la estafeta es pasada a los demás protagonistas, después a un personaje que solo aparecía en el fondo y así se van sucediendo eventos en la trama que la mueven cada vez más lejos de su premisa original.

 No sólo el POV de la novela cambia, también el propio género, convirtiéndose en momentos en una novela de horror o ciencia ficción y de vuelta al realismo. Admito que hay verdaderas gemas entre montones y montones de excremento: invocaciones a los muertos en aeropuertos, simios violando hombres en un zoologico secreto como parte de un experimento social, la modificación a la luz solar que provoca terribles cambios en la fotosíntesis y lleva la evolución a nuevas fronteras, extrañas competencias físicas para validar a la ganadora entre dos teorías económicas y algo no menos importante, aliens comunistas.

  Las preguntas interesantes son: ¿Puedo disfrutar de esta novela? ¿Está buena? En primer lugar, bueno o malo son adjetivos sin sentido, juicios de valor. ¿Cual es más "buena", La guerra y la Paz o El Quijote? ¿Cuales son tus escalas, en que te basas para afirmar cosas que no sea por completo tu perspectiva subjetiva y limitada? 

 No puedo responder a eso sin antes hacer 4 preguntas al posible lector:
¿Pudieron terminar La broma infinita, de David Foster Wallace, Arcoiris de Gravedad de Thomas Pynchon y Finnegan's Wake de James Joyce?
¿Las disfrutaron?
¿Piensan que deberían existir más obras surrealistas o que el listón no esta suficientemente alto?
¿Creen tener la fortaleza para soportar ochocientas páginas de stream-of-conscience?

 Sí respondieron con sonoros "Sí" las cuatro preguntas no tengo la menor duda que disfrutarán Animal Money. Sí respondieron "No" a cualquiera de ellas, creo que existe un 50% de que la disfruten. Si respondieron "No" dos o más veces, ni se acerquen.



Pirate Utopia, de Bruce Streling

Pirate Utopia. Bruce Sterling. 2016



Pirate Utopia es una novela corta del autor norteamericano Bruce Sterling, escribiendo con el seudónimo italiano Bruno Argento. Pues el autor ya tiene varios años viviendo en Italia.

Me gustan las novelas históricas porque aprendo muchas cosas raras. Muchas cosas irrelevantes. Me agradan los datos irrelevantes.

La obra se ubica algunos años después de la Primera Guerra Mundial, en el poblado italiano/yugoslavo de Fiume, la ahora ciudad croata de Rijeka. Fue en esta ciudad donde el poeta Gabrielle D'Annunzio (Conocido en la vida real y en la novela como El Profeta) formó la Republica de Carnaro, una sociedad anarco-sindicalista quien toma las fabricas de las manos de los oligarcas y comienzan a producir armas con la finalidad de imponer su ideología, el Futurismo, sobre el comunismo y el capitalismo.

Otro de los personajes principales en la obra es Lorenzo Secondari, llamado Pirate Engineer, quien logra construir "torpedos aéreos" controlados por radio, básicamente misiles. Secondari murió en la Primer Guerra Mundial pero Sterling lo revive para hacer más interesante esta historia alternativa.

Bruce Sterling es un loquillo. Utiliza de manera bastante pulp nombres chocantes para los personajes de la obra: El as de corazones, El profeta, el Ingeniero Pirata. Pone a los héroes de la obra como se veían a si mismos, héroes del futurismo, en lugar de como los ve la historia: fascistas.

La novela tiene además algunos cameos interesantes; Mussolini, Hitler, Harry Houdini, H. P. Lovecraft y Robert Howard. Pero como no se toma nada en serio, desafortunadamente la obra parece una completa farsa, caricaturesca y burda.

En lo personal me gustó mucho, pero creo que influye que sea un fan de hueso colorado de Sterling, lo único que me desagrado es que fuera tan corta en extensión. 

Fascistas con bombas atómicas diez años después de terminar la Primera Guerra Mundial, ¿Qué puede salir mal?